Pastor eléctrico

El Pastoreo

Los pastores son aquellas personas que se dedican a cuidar el ganado y a guiarlo por los campos y bosques, osea que su labor de trabajo, que se denomina pastoreo se realiza al aire libre, lo que convierte esta profesión debido en parte a las inclemencias del tiempo, en una de las más duras que hay.

Es habitual ver a hombres, que si se han dedicado durante mucho tiempo a ello, poseen una piel curtida.

Además es una ocupación que en muchas ocasiones conlleva soledad, porque los pastores están varios días con sus ovejas (en la mayoría de las ocasiones) a la intemperie y sin más compañía que sus “ayudantes caninos”..

Los que les ayudan en su cometido, son los perros pastores. Una de las mejores razas para llevar a cabo esta labor, es la del pastor Alemán, aunque hay otras que también se destinan a llevar el ganado con muy buenos resultados.

Esta profesión ha estado de siempre muy extendida en nuestro país a lo largo de los tiempos; pero en los últimos años, podríamos decir que sobre todo a raíz de los éxodos rurales y de que España fuera un país plenamente desarrollado, está cayendo cada vez más en desuso, la gente ya no ve necesario aguantar la dureza de vida que aguantaron sus progenitores, por tan poco como reciben (monetariamente).

El atractivo de las ciudades, aleja a la gente joven de la carencia de servicios en el medio rural; la falta de trabajo, sobre todo en las mujeres, es otro de los factores que han empujado al abandono de los pueblos y estos trabajos.

Además de la dureza de la tarea y el “poco” rendimiento económico que esta da. Todas estas situaciones, hacen que nos estemos quedando casi sin pastores autóctonos que cuiden de nuestros rebaños.

Hasta en sitios como Castilla León o Andalucía, donde aun se vive mucho de el ganado, se está empezando a recurrir a población extranjera para trabajar como pastores, porque no hay sino otra posibilidad de hacerlo.

Sobre todo, se recurre a población africana. Senegalesa, etc… Porque en sus países de origen muchos de ellos, ya se dedicaban a estas labores y conocen perfectamente como desarrollar la función del pastoreo y no les importan las condiciones del dureza que implica, porque ya las vivían en su tierra.

Es por esto, que en los últimos tiempos, es muy fácil… Cada vez más cotidiano encontrar población de otros países, conviviendo en perfecta paz y armonía, con los abuelos que aun siguen habitando en los pueblos pequeños de España.

Debemos reconocer pues su voluntad y su entrega, porque el pastoreo es muy necesario en nuestra cultura y en nuestra forma de vida y alimentación.

Gracias a estos hombres por tanto, podemos seguir desarrollando una actividad agropecuaria plena en nuestro país, en tiempos en los que cada vez está todo más industrializado.

Porque aunque empiecen a existir cada vez más alternativas a la presencia de las personas; como la mano de un hombre con un animal, no existe mejor opción.

El Pastor eléctrico

Cuando hablamos de pastores eléctricos, en realidad estamos hablando de una caja metálica que tiene un cable de línea y otro de tierra, el de la corriente y un regulador del control de la descarga. Básicamente (en lo técnico) es esto.

A este tipo de pastores, para que funcionen correctamente, no deberían darle ni la luz del sol directa, ni rozarle el agua. Lo ideal por tanto, sería guardarle en una caja de madera (del estilo de las de la fruta o así) y después protegerlo con una tela opaca (como las de los sacos) o una bolsa, que no sea transparente por lo que ya hemos mencionado del sol.

Tampoco se deben usar como aisladores elementos como ruedas de color negro, porque el negro es conductor y no aislante.

Los pastores eléctricos son una de las alternativas, que tiene los pastores, puesto que los suplen a la hora de evitar que el ganado se escape,electrificando las cercas del sitio donde estén ubicados los animales.

La descarga ha de ser baja para no dañarlos, aunque sí suficiente para frenarlos (si varios animales tocan la valla o el arco a la vez, la descarga se reparte entre todos y disminuye su fuerza).

Es positivo, para comprobar la calidad de un pastor de este tipo, ver que tiene un buen arco de chispa entre la tierra y la cerca. Esto nos demostrará su eficacia.

No todos los animales, reaccionan igual ante este tipo de medidas disuasorias. Las vacas, caballos, etc… Retroceden ante ellas, la oveja y la cabra tiran para adelante y en muchas ocasiones las rompen, aunque hay formas de evitarlo.

Se puede colgar una línea de pastor sobre una cerca que ya exista; esto nos ayudaría si la altura es la correcta, a que cabras y ovejas se eduquen sin romperla de forma cotidiana.

También, cabe la posibilidad de mover de un lado a otro la línea de pastor de la cerca, esto lo que daría como resultado es que podamos unir entre si, varios recintos. Aunque como truco, decir, que siempre será más eficaz su función si la cerca es de alambre

Y para el resto de animales, la altura deberá ser diferente, en función del tipo de ganado que tengamos que cuidar.

Como es obvio pensar, el pastor eléctrico, tiene mucha gente a favor, pero también cuenta con un montón de detractores. En teoría al no poder escapar desde dentro o evitar la entrada de animales de fuera, es bueno para la salud del rebaño y para su capacidad de reproducirse tranquilamente y la posterior cría.

Pero por otro lado, las descargas provocan sufrimiento en el animal y algunos estudios dicen que les puede dañar la vista, esto último, no está del todo demostrado.

Aunque las ventajas para la granja son obvias. Por la delimitación del espacio que se debe controlar, porque permite las relaciones sociales entre los animales y porque aun a pesar de las descargas, no provoca lesiones graves en estos.

A partir de aquí, la decisión de usar o no este tipo de pastor, es únicamente suya y de sus necesidades.